saltar al contenido principal

La Orden Hospitalaria

La Orden Hospitalaria

No se ocupó Juan de Dios en vida de dar reglas a los compañeros que, a lo largo del tiempo, se habían ido acercando seducidos por su forma de hacer y su tarea y se habían quedado a su lado. Las normas para orientar su vida y perpetuar su carisma habrían de extraerse de la vida misma, del recuerdo de la forma de encarnar la misericordia en la acción.

Aún sin regla ni legislación propia, los primeros seguidores de Juan de Dios avanzan en la tarea asistencial. Antón Martín funda hospitales en Madrid y Córdoba, Pedro Pescador en Sevilla y Frutos de San Pedro en Lucena, extendiéndose pronto la obra por toda España, Italia, distintos países europeos y América.

En 1571 el Papa Pío V erige la Congregación de Hermanos de Juan de Dios, siendo reconocida como Orden Hospitalaria por Sixto V en 1586. En Capítulo General se designa el Hospital San Juan Calibita de Roma como sede de la orden, se elije Prior General al padre Pedro Soriano y se crean las dos provincias de España e Italia. "Por ser los afiliados a la institución personas de condición modesta y de escasa cultura" suspende Clemente VIII la categoría de Orden, que se retomará de manera definitiva a principios del siglo XVII.

Extinguida en España en el siglo XIX tras las desamortizaciones y la hostilidad política, su restauración fue encomendada al italiano fray Benito Menni, que inicia con el Hospital de San Juan de Dios de Barcelona en 1867 una nueva etapa en la vida de la Orden en España. Él mismo, que habría de restaurar la Orden en Portugal y en México, fundó 1881 la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

Hoy la Orden está presente en 51 países, cuenta con más de 1.100 hermanos, cerca de 50.000 colaboradores y unos 8.000 voluntarios, vinculados a más de 300 obras apostólicas cuya misión es evangelizar el mundo del dolor y el sufrimiento mediante la promoción de obras y organizaciones sanitarias y sociales que presten atención integral a la persona, especialmente a los más desfavorecidos.

Visitar la web de la Curia General

Subir